2011.11.15. Las Provincias: Siete años al borde del abismo

Siete años al borde del abismo

BEA NAVARRETE | BENILLUP.

La Generalitat anunció en 2004 una actuación para consolidar el terreno y proteger las viviendas, algunas de las cuales están a 20 metros del precipicio
Benillup reclama a la Generalitat medidas para evitar el avance del barranco

Al borde del abismo. Así es como se sienten los vecinos de Benillup, que llevan siete años reivindicando a la Generalitat Valenciana que ejecute un proyecto que garantice la estabilidad de los taludes y evite la progresión del Barranc de Caraita hacia sus viviendas, algunas de ellas a tan sólo 20 metros del precipicio. Mientras tanto, y ante el temor a las repercusiones de la nueva temporada de lluvias, el alcalde del municipio informa que se ha instalado un colector de aguas pluviales, en la parte posterior de las casas, con el fin de reducir los vertidos al barranco y frenar su deterioro.

Benillup, pequeña población ubicada en la comarca de El Comtat, pide a gritos una intervención en el barranco con el que limita por la parte sur. Fueron las lluvias del mes de diciembre del año 2004, que dejaron durante ocho días 542 litros por metro cuadrado, las que agravaron el futuro del pueblo al provocar cuantiosos derrumbes y desprendimientos de tierra. En algunas zonas se llevó más de diez metros de terreno, engulléndose árboles enteros y todo tipo de vegetación que los vecinos habían ido plantando para proteger la zona contra la erosión, dejando una situación muy precaria y con un grave riesgo de derrumbe de los terrenos que todavía quedan y que son sobre los que se asienta el pueblo.

Fue ese mismo año cuando los vecinos solicitaron al Ayuntamiento que buscara una solución, y ante los escasos recursos económicos del pueblo, éste solicitó ayuda a la Generalitat. En aquel momento se realizaron inspecciones sobre el terreno y se determinó que no había «peligro inminente», pero la Administración autonómica se comprometió a realizar un estudio y dar una solución.

Una año después, y en vísperas de las elecciones autonómicas, el Consell anunció la elaboración de un proyecto que garantizaría la estabilidad de los taludes y evitaría la progresión del barranco hacia las viviendas, un compromiso que a día de hoy sigue sin materializarse.

El alcalde de Benillup, Enrique Coderch, explica que «el proyecto, valorado en más de 600.000 euros, consistía en realizar en el barranco abancalamientos, muros de piedra con hormigón y poner una pinada, pero al final quedó en nada y ahora con la crisis no creo que se lleve a cabo». Añade que «el peligro no es inminente, pero cuando antes nos den una solución mejor, por lo que vamos a volver a mover el tema esta legislatura».

Coderch informa que gracias a una ayuda de la Diputación de Alicante, valorada en 140.000 euros, se procedió antes del verano a instalar un colector de aguas fluviales en la parte posterior de las viviendas. «El objetivo es que recoja el agua de los tejados, terrazas, patios y calles y no vaya a parar al barranco, evitando así que aumente su deterioro», apunta el primer edil.

[Enllaç a la notícia]

Compartir: